Portada » Como cambiar las creencias que nos impiden alcanzar la vida que deseamos
PNL Ser Feliz

Como cambiar las creencias que nos impiden alcanzar la vida que deseamos

Detrás de cualquier conducta o capacidad hay una creencia, son las creencias que nos mueven y las que nos guían hacer lo que hacemos. las creencias que tenemos de sí mismos,  de nuestro potencial o falta de él, de lo bien o mal que vivimos, de lo capaz o incapaz que somos, de sentir pasión y de tener éxito influyen directamente en nuestra vida.

Generalmente la creencia que se tiene sobre algo no está comprobada, simplemente se cree. Las creencias no están basadas en la realidad ni en la verdad, sino en el modo en que utilizas tu fisiología y tu pensamiento, se componen de sentimientos e imágenes que generas y de las cosas que te dices a ti mismo continuamente. Cuando tienes una creencia ninguna evidencia ambiental o conductual hará que la cambies, pues como dijimos, las creencias no están basadas en la realidad sino de lo que crees que es la realidad.

Puedes creer que determinado alimentos tengan un efecto adverso sobre ti o que no estés hecho para ciertas cosas y así será. Todo esto puede tener fundamento o no, pero lo cierto es que las creencias surgen de todo aquello que has vivido a través del tiempo y son básicamente tu ayuda para enfrentarte a una realidad que, por lo general es incierta. La función de las creencias suele estar relacionada con la activación de actitudes y conductas en el contexto en que te encuentras, cuando una creencia se desgasta en sí misma y no cumple la función de protegernos o ayudarnos, sino todo lo contrario es tiempo de cambiarla, pero el problema es que la mayoría de personas no se dan cuenta de las creencias con las que trabajan, mucho menos de si es tiempo o no de cambiarlas, ahí es donde la siguiente técnica que te recomendamos puede ayudarte para que detectes, cambies y elimines las creencias que ya no funcionan.

A través de este ejercicio trabajaras la codificación mental y la manera que piensas acerca de algo, y gracias a ello será posible acelerar el proceso de instalación de una creencia que está en  proceso y todavía hay que madurar, este ejercicio ayuda a dejar de titubear en una creencia que consideras necesaria en tu día a día y que sin embargo todavía no has podido lograr porque aun mantienes dudas que interfieren en su consecución. El proceso lleva de entre 30 y 40 minutos y requiere de un lugar apartado, lo puedes hacer con papel, lápiz y una acompañante de gran confianza que te guíe. El acompañante es recomendable pero no necesario.

Para realizar la técnica tendrás que seguir los siguientes pasos:

  1. Piensa en una creencia de la cual estés completamente seguro, y a la cual llamarás creencia A, por ejemplo: “Yo Pedro vivo en una bonita ciudad” sería una afirmación clara que crees totalmente y que con seguridad funcionará (usa tu propia afirmación que sepas que crees profundamente).
  2. Piensa en ella Cerrando los ojos y date cuenta de lo siguiente: en esta imagen estas dentro la escena como parte de ella, no te ves como en una película de forma externa, sino dentro. Hazte las siguientes preguntas ¿En que lugar la ves? ¿Arriba? ¿Abajo? ¿A la derecha? ¿Izquierda? ¿A qué distancia de ti está la imagen? ¿1 metro? ¿50 cm? ¿De qué tamaño la ves? ¿Está en color o blanco y negro? ¿Es una imagen panorámica o está encuadrada como foto? Apunta  todas las repuestas.
  3. Piensa ahora en la creencia en la cual todavía tienes dudas, a la que llamaras creencia B y piensa si verdaderamente es buena para ti, y que beneficios le puede reportar a tu entorno, una vez estés seguro que quieres implantar esa creencia procede a construir la afirmación adecuada para esa creencias como por ejm: “Yo Pedro tengo éxito en mi trabajo”. Recuerda hacer las afirmaciones con tu nombre, en tiempo presente simple y afirmativas.
  4. Nuevamente cerrando los ojos date cuenta de cómo codifica tu mente esta creencia en esta imagen estas dentro en la escena, no fuera. Nuevamente te preguntas: ¿En qué lugar la ves? ¿Arriba? ¿Abajo? ¿A la derecha? ¿Izquierda? ¿A qué distancia de ti está la imagen? ¿1 metro? ¿50 cm? ¿De qué tamaño la ves? ¿Está en color o blanco y negro? ¿Es una imagen panorámica o está encuadrada como foto? Apunta  todas las repuestas.
  5. Ahora compara las diferentes codificaciones de las creencias A y B y anótalas.
  6. Respira profundamente y al exhalar ve transfiriendo las codificaciones de la creencia A a la creencia B, una por una.
  7. Cuando lo hayas logrado, piensa como será tu vida con la creencia B, ahora que te encuentras sin duda completamente seguro, date cuenta de tus sensaciones. ¿Que sientes? Tócate la parte del cuerpo donde experimentes alguna sensación y respira profundamente, tu trabajo desde ahora es pensar en esta creencia con la nueva codificación respirando profundamente cuando lo hagas y tocándote la parte del cuerpo donde se encuentre esa sensación agradable cada vez que lo necesites.

Esta técnica como todas las demás debe realizarse el tiempo que sea necesario hasta conseguir los resultado deseados, hay que tener en cuenta que una creencia de años de existencia en nosotros, tendrá un poco mas de fuerza que una con menos tiempo, y dependiendo de la creencia que quieras implantar o cambiar el resultado puede ser inmediato o necesitar de un tiempo  más prolongado. Como solemos decir desde la web de VIVET APP, es cuestión de voluntad y querer de corazón una vida plena y feliz, se perseverante y consistente en tu objetivo hasta lograrlo.

Si aun no tienes nuestra app VIVET LITE: Afirmaciones, te recomendamos descargarla, es una excelente aplicación para potenciar las afirmaciones positivas y lograr así programar tu mente subconsciente. Descárgala ahora es gratis: