Portada » Técnica PNL para combatir el estrés
PNL

Técnica PNL para combatir el estrés

Aprende a combartir el estrés con una sencilla técnica, que te ayudara a liberar tensión muscular, tensión emocional y a manejar relaciones estresantes.

El estrés es una reacción fisiológica de nuestro organismo, en la cual se generan diversos mecanismos de defensas para afrontar una situación que cree puede ser amenazante o de excesiva demanda. Por lo general la forma de reacción de nuestro cuerpo ante estas situaciones de alerta, es la lucha o la huida y es activada por el sistema nervioso simpático.

Los diferentes metales que encontramos en la naturaleza soportan un cierto grado de presión o estrés, y al sobre pasar su límite de aguante por decirlo de alguna manera, se rompen,  algo muy parecido pasa con nosotros, de hecho el término estrés, viene de allí, por lo que  si hay algún tipo de presión, más fuerte de la que podemos aguantar, corremos el riesgo de debilitar el sistema inmunológico, produciendo catarros, fatiga, gran ansiedad, irritabilidad, ira etc.

Alguno de ustedes dirá, pero en mi caso el estrés tiene efecto positivos, y claro que si, ya que el estrés puede ser “deustrés” (estrés malo) y “eustrés” (o estrés bueno), es este último el que nos ayuda en esos procesos naturales de adaptación, en los que se activa un estado de alerta en un plazo muy corto de tiempo, para resolver una situación en concreto que requiere más esfuerzo. Es la cantidad justa de estrés es estimulante y saludable, que hace que  Llevemos a cabo las tareas más rápido y mejor.

Es de vital importancia controlar el estrés negativo ya que en casos extremos puede llevarnos a un colapso nervioso al que no se encuentre salida inmediata, como es el caso del estrés crónico. Por esta razón a continuación te presentamos una técnica PNL bastante sencilla que te ayudara a liberar tensión muscular, tensión emocional y a manejar relaciones estresantes.

Sigue los siguientes pasos para aprender a combatir el estrés

  1. Visualiza en el piso tres espacios.

-El primero representará tu presente específicamente con la situación estresante, con todas sus emociones y matices.

-El segundo representará una zona “neutral”, aquí sentirás tranquilidad y paz, sin ningún tipo de preocupación.

-En el tercero espacio, te convertirás  en un observador de ti mismo.

Una vez que tengas ubicados los tres espacios, iniciamos el ejercicio. Escribe tres rótulos con los nombres “presente”, “neutral” y “observador”, y colócalos en el piso en su lugar correspondiente.

  1. Pisa el primer espacio que elegiste. Éste es tu aquí y ahora. Aquí es donde vives la situación de estrés. Respira profundamente y visualiza dónde estás, ¿qué haces?, ¿cómo te sientes?, ¿te duele algo?, ¿qué te dices?, ¿quién está contigo? Contesta con calma y honestidad cada una de estas preguntas. Nadie te está escuchando sino tú mismo. Puedes decir la verdad de todo lo que te molesta. Quizá sea una situación repetitiva en tu vida y cada vez te molesta más. Date cuenta de tus sensaciones en este momento.
  2. Da un paso fuera de ese espacio y métete al neutral. Sacude los hombros, los brazos, tu cuerpo en general, como si estuvieras cubierto de polvo. Sacúdete la energía negativa que te Agobia. Suéltala en ese espacio neutral, siente cómo cae al piso. Toma una respiración profunda para armonizarte.
  3. Camina al espacio donde te conviertes en observador. Desde ahí puedes verte a ti mismo en el espacio de tu presente, batallando con el estrés. Te ves a distancia, desde otra óptica. Desde allí, ¿qué le aconsejarías a ese yo que la está pasando mal en esta situación? ¿Qué podría hacer diferente? ¿Qué recurso (paciencia, calma, perseverancia, relajación, seguridad, control, etc.) necesita? Piensa qué le aconsejarías a tu yo, piénsalo bien por un momento, y elige los RECURSOS necesarios para ayudarlo.
  4. Recuerda que todos tenemos RECURSOS. Algunos los tenemos olvidados, otros guardados. Date un momento para pensar y buscar RECURSOS para llevárselos a tu yo que los necesita. Cuando los tengas, respira profundamente.
  5. Regresa al espacio de tu presente con esos RECURSOS y esa ayuda. Ahora te enfrentas a la situación estresante, pero esta vez tienes los RECURSOS y la ayuda necesaria. Actúas y reaccionas diferente porque tienes herramientas nuevas que te ayudan y te protegen. Te sientes diferente, más ligero y con todas las capacidades para enfrentar cualquier situación.
  6. ¿Cómo se modificó la escena? ¿Cómo te sientes ahora? ¿Es bueno para ti? ¿Crees que la siguiente vez que te enfrentes a una situación similar acudirás a este sabio consejo de tu propio yo? Respira profundamente y sal de ese espacio.

Dependiendo de tus necesidades puedes repetir este ejercicio hasta cambiar tu actitud ante las situaciones que te causan estrés y puedes modificarlo según sea la situación requerida. Lo del acompañante es recomendable pero no necesario. Más adelante te propondremos algunas técnicas PNL distintas para combatir el estrés.

También te recomendamos descargar nuestra app VIVET Lite: Afirmaciones, la cual es una excelente herramienta para trabajar con las afirmaciones positivas de forma práctica y sencilla. Descárgala ahora: