Portada » Cómo evitar el autosabotaje usando un lenguaje adecuado
PNL

Cómo evitar el autosabotaje usando un lenguaje adecuado

Una de los obstáculos más grandes con el que nos encontraremos a la hora de plantearnos metas será el autosabotaje, y una de las formas en que mayor se nos presenta es mediante el lenguaje que usamos diariamente para referirnos a ciertas cosas, sobre todo a nuestros proyectos. En este artículo te enseñamos a evitar el autosabotaje, corrigiendo el lenguaje que perjudica el logro de nuestros objetivos.

El tipo de lenguaje que utilizamos al expresar nuestra idea de nosotros mismos, es determinante para alcanzar nuestras metas, ya que según como éste sea, así serán los resultados. Por lo que es de gran importancia enviar el mensaje correcto a nuestra mente. Veremos cómo hemos perdido oportunidades de tener éxito por un mal planteamiento del objetivo al haber hecho uso de un lenguaje negativo, ambiguo e incongruente, debido a esto debemos prestar especial atención al lenguaje que empleamos en la elaboración de nuestros planes. Observa la siguiente lista de palabras y piensa qué tanto las utilizas en el planteamiento de tus objetivos.

Expresiones que fomentan el autosabotaje

El uso del “no”

El uso de frases acompañadas por un “no” inicial de alguna forma tienen el resultado contrario al que queremos, ya que la mente excluye el “no” y se enfoca en el resto de la frase por ejemplo: “No quiero engordar más”, la mente de alguna manera borra el “no” y la imagen “quiero engordar más”, aparece de inmediato en nuestra mente, ésta es la que se fortalece, teniendo como resultado lo contrario de lo que afirmamos en un principio. Mejores afirmaciones serían “Estoy en mi peso ideal”, “Yo Pedro peso x Kg”, etc. Una afirmación debe ser formulada como, si el hecho del que habla fuera algo ya llevado  a  cabo.  Este  requisito  es  de  vital  importancia.  El  uso  de  las  palabras puede resultar difícil en principio, pero nos acostumbramos rápidamente.

Te recomiendo que leas los artículos “Cómo cambiar las creencias que nos impiden alcanzar la vida que deseamos” y “Cómo programar el subconsciente para el éxito”.

El uso del “mañana”, “uno de estos días” o “la próxima semana”

Vivimos en un eterno presente, aunque hay cosas que hay que hacer “mañana”, “mañana” no será mañana sino “hoy”, si te das cuenta el “mañana” nunca llega, y siempre es “hoy”, es una fecha que no existe en el calendario y por ende confunde a la mente. Lo mismo ocurre con frases como “uno de estos días” o “la próxima semana”, son frases que no están definidos en el tiempo, ni en el calendario, este tipo de expresiones son muy ambiguas para la mente, lo correcto sería definir una fecha determinada por ejemplo el viernes 22, o el viernes 22 de julio.

El uso de “Tengo que”

Las frases que comienzan con “tengo que” por lo general no están relacionadas a cosas agradables de realizar, decimos “Tengo que ir al banco”, “Tengo que arreglar la casa”, pero casi nunca “Tengo que ir a la playa” o “Tengo que ir a la fiesta” (a menos que de verdad no queramos ir). El “tengo que” implica una carga, un peso que nos detiene o nos cuesta,  por lo que en cuestión de planteamiento de metas u objetivos es mejor evitarlo a toda costa.

El uso del “ Sí, pero”

 Un “Sí, pero” es una duda total a alcanzar la meta (en mi lenguaje coloquial puro y duro 🙂 ), cualquier duda o vacilación impide claramente que logremos nuestros objetivos, de alguna manera la mente entiende tu poca convicción y prefiere retrasar o detener los paso necesarios para llegar a esta meta que no te tiene muy convencido. El “pero” es una palabra que cancela la primera parte del enunciado, ejemplo: “Estudié, pero uno nunca sabe con este profesor”, o “quiero ir a la reunión, pero el día está nublado”, “Te ayudo, pero mañana”. ¿Qué queremos decir con estas frases? “Que estudié pero sé que voy a salir mal”, “Quiero ir a la reunión pero seguro no iré porque lloverá”, “te ayudo mañana, pero ojalá mañana tu no puedas”. Queda muy claro en estas frases el autosabotaje, son cosas que debemos realizar pero al mismo tiempo nos indicamos que no podremos realizarlas, evitemos en gran manera los “sí, pero”.

El uso de “Que flojera”, “Que aburrido” y sus sinónimos

 Al decir estas palabras, el cuerpo responde inmediatamente, es una orden en toda regla y por ende el cuerpo entero se relaja, disminuye el interés y pierde la energía. Ante esta acción del cuerpo no tenemos herramientas, solo piensa en flojera, se desenfoca y pierde de vista la meta.

Las creencias limitantes

Por lo general vienen acompañadas de un “no puedo” u otras palabras que denotan incapacidad o que sucederá algo negativo si lo hago; ejm: “no puedo ser disciplinada”, “soy incapaz de bajar de peso, toda mi familia es gorda” o “no salgo de noche porque es peligroso”.

La regla básica para enunciar un objetivo es hacerlo en tiempo presente simple y afirmativo. Al plantearlo es importante hablar en presente; la mente reconoce e interpreta mejor ese tiempo verbal; incluso hay que tener cuidado con el “voy a…”, pues implica futuro.

Plantear el objetivo en forma positiva aumenta la posibilidad de éxito; hablar más de “estoy en mi peso ideal” que de “tengo o debo bajar de peso” por obligación. Hacerlo afirmativamente evita el autosabotaje: “no quiero enfermarme” suena bien, sin embargo, me visualizo enferma; mejor “estoy totalmente sana” (me visualizo sana), eliminar el “no”.

Entrena tu mente para dejar de usar estas expresiones que sólo confunden y boicotean tus intentos de lograr alguna meta. Simplemente hay que recordarlas y evitarlas.

Ten un especial cuidado con tu paralenguaje

El paralenguaje se define como el conjunto de elementos no verbales de la voz (la intensidad o el volumen de la voz, la entonación, el ritmo, etc.). El viejo refrán, "no es lo que se dice, sino cómo se dice" lo define muy bien.

En muchas ocaciones  el sabotaje se produce no ya por el contenido de las palabras sino por la manera en que las expresamos. Por ejemplo, si alguien te pregunta si estas seguro de poder conseguir el objetivo que te haz propuesto, tu podrías responder que sí, que estás muy seguro de poder conseguirlo. En principio al leer esta respuesta no encontramos ningún elemento de autosabotaje, pero si esas palabras, en principio positivas, se expresasen con un cierto aire de duda, pesadumbre o temor, automáticamente esta respuesta sería negativa.

Y es que el paralenguaje nos revela el sentimiento que posee el individuo hacia el contenido de las palabras que expresa. Por lo que uno puede expresarse todo los días de forma positiva, pero si los sentimientos que proyectamos mediante el paralenguaje son negativos estaremos saboteandonos constantemente.

Para evitar este tipo de sabotaje, debemos cuidar de que los sentimientos que proyectamos al hablar estén acordes con las palabras expresadas. Por lo que es muy importante no dejar que nuestro tono de voz, entonación o ritmo puedan denotar enfado, impaciencia, nerviosismo, inseguridad, etc.


Espero que te haya sido de ayuda el artículo para ayudarte a eliminar el autosabotaje en tu vida y si es así, compártelo para que llegue a más personas, gracias por leernos.

Te recordamos que puedes descargar nuestra aplicación VIVET Lite: Afirmaciones positivas, con la cual puedes potenciar  tus afirmaciones de forma práctica y sencilla. Descárgala ahora:

Agregar Comentario

Haz click aquí para dar tu opinión