Portada » Cómo relajar la mente usando el poder de la imaginación
Relajación

Cómo relajar la mente usando el poder de la imaginación

Para tener controlado el estrés mental, es necesario estar habituados a la relajación mental, hoy en este artículo compartimos una sencilla técnica para relajar la mente, tomando parte del poder de la  imaginación.

Cuando el cuerpo se enfrenta a cualquier demanda física o mental, el cerebro activa la parte simpática del sistema nervioso autónomo y estimula la producción de dos hormonas: cortisol y adrenalina para restablecer el equilibrio en el ambiente interno.

Una vez que la demanda ha pasado, el cuerpo debería recuperar su equilibrio normal. Sin embargo, si la demanda es muy alta y prolongada, entonces el sistema nervioso autónomo puede permanecer en un estado hiperactivo o bien hipoactivo. En este estado, los sistemas implicados en el reequilibrio del cuerpo ya no son capaces de regularse. En consecuencia, el cuerpo se vuelve menos capaz de hacer frente a la demanda y así somos más vulnerables a estrés mental y / o físico.

También te puede interesar leer los artículos “Libera la tensión acumulada durante el día en solo 3 minutos” y “Relajación muscular: Libera cuanto antes la tensión muscular

La imaginación es la capacidad mental de representar las imágenes de cosas reales o crear imágenes de cosas que no existen en la realidad, que fueron reales pero ya no están presentes. Al día de hoy existen muchos estudios científicos que afirman que nuestra imaginación puede afectar la manera en que experimentamos el mundo más de lo que hasta ahora se creía: aquello que imaginamos que estamos oyendo o viendo puede cambiar realmente lo que percibimos.

La técnica que  te presentamos a continuación te ayudará a que te relajes mentalmente mediante una agradable vivencia imaginaria. El ejercicio consiste en lograr relajar la mente, imaginando que llevas a cabo un viaje en tren, en el cual te sientes seguro, tranquilo, en paz y armonía contigo mismo y el ambiente. Es un ejercicio bastante sencillo, pero eficaz, el cual podrás recordar con facilidad para practicarlo las veces que lo desees. Con la práctica lograrás relajarte con mayor rapidez cada vez.

Pasos para relajar la mente

  1. Siéntate cómodamente o recuéstate. Una vez que estés cómodo, concéntrate en tu respiración. Sé consciente del ritmo de tu respiración, de la profundidad y la frecuencia. La respiración te lleva rápidamente a relajar la mente.
  2. Empieza poco a poco a aflojar el cuerpo y siente cómo cada respiración te ayuda a sentirte más relajado. Deja a un lado los pendientes y preocupaciones que tengas en este momento. Regálate estos minutos de concentración y descanso. Pídele a tu mente quince minutos de paz y después despertarás sintiéndote lleno de energía.
  3. Imagina un largo viaje en tren. Ponte cómodo, vas seguro, tranquilo. El paisaje que ves por la ventanilla es agradable. Mientras miras el paisaje durante kilómetros y kilómetros, el movimiento leve del tren te arrulla y el ronroneo del motor te ayuda a descansar más profundamente. Fija la mirada a lo lejos y siente los párpados cada vez más pesados. Ya sólo escuchas las ruedas del tren que se deslizan suavemente sobre los rieles.
  4. A medida que avanza el tren, los músculos de tu cuerpo se van soltando, la monotonía del viaje y la tranquilidad te ayudan a descansar. Es posible que sientas calma y que la disfrutes. La tranquilidad te invade. Esta sensación plena de paz interior la puedes tener cada vez que subas al tren, disfrútala. Date cuenta del ritmo de tu respiración, todas estas sensaciones te llevan a relajar la mente cada vez más.
  5. El trayecto sigue y poco a poco sientes cómo la energía en tu organismo se hace presente. Empiezas a sentir las piernas y los brazos, percibes perfectamente tu posición, los sonidos que te rodean, y te das cuenta de que estás por llegar al final del trayecto. Ha sido un viaje muy agradable y útil.

Finalmente, agradece a tu mente por tan agradable viaje, que te llevo a relajar  la mente y nutrirte de gran cantidad de energía. Hazte consciente de tu posición y de cada una de las partes de tu cuerpo y cuando estés listo, abre los ojos y continúa con tus ocupaciones.

El secreto de este ejercicio es repetirlo varias veces, al imaginar el tren, te darás cuenta de que rápidamente entras en un estado de relajación sin mayor esfuerzo. Pruébalo.

Te recordamos que puedes descargar nuestra aplicación VIVET Lite: Afirmaciones positivas, con la cual puedes potenciar  tus afirmaciones de forma práctica y sencilla. Descárgala ahora:

3 Comentarios

Haz click aquí para dar tu opinión