Portada » Cómo superar la depresión gracias a la PNL
PNL Ser Feliz

Cómo superar la depresión gracias a la PNL

La depresión es uno de los más comunes y más serios problemas de salud mental que enfrenta la sociedad actual. Cuando el estado de ánimo de un individuo en un determinado momento de su vida sufre sentimientos severos y prolongados de tristeza o síntomas relacionados que afectan a su capacidad para relacionarse con otros, trabajar o afrontar el día, la tristeza se convierte en la enfermedad de la depresión.

Como toda enfermedad, la depresión debe ser tratada por un médico especialista, que pueda establecer un tratamiento eficaz y personalizado. Sin embargo, la Programación Neurolingüística aporta algunas técnicas que ayudan a combatir los síntomas de la depresión que se presentan, como son:

  • Disminución o desaparición del interés y la capacidad de disfrute por las cosas que anteriormente resultaban placenteras.
  • Ausencia de respuestas emocionales ante eventos que, generalmente, suelen desencadenar reacciones.
  • Alteraciones del sueño: es especialmente frecuente la incapacidad de conciliar el sueño (insomnio de conciliación), la de mantenerlo durante más de dos horas consecutivas (insomnio de mantenimiento), o despertarse al menos dos horas antes de la hora prevista.
  • Empeoramiento progresivo durante el día del humor depresivo.
  • Aparición de lentitud en las funciones motoras o agitación.
  • Disminución marcada del apetito.
  • Disminución del peso corporal por descontrol alimentario (aumento o descenso marcado del apetito) de al menos un 5% en el último mes evaluado.
  • Disminución marcada o ausencia de apetito sexual.
  • Pérdida de la autoestima y de la confianza en uno mismo. Sentimiento de inferioridad no justificado prolongado en el tiempo.
  • Auto-reproches constantes y desproporcionados con sentimiento de culpa excesiva e inadecuada.
  • Pensamientos de muerte o suicidio recurrentes, incluyendo tentativas.
  • Disminución de la capacidad de concentración y pensamiento. Suele acompañarse de falta de decisión.

En esta entrega mostraremos una técnica llamada “Yo Superado”, la cual nos permitirá identificar la causa del estado de depresión para luego contrarrestarla con la creación una autoimagen positiva.

Para llevar a cabo esta técnica se requiere de la ayuda de una persona que haga el papel de guía.

Los pasos para ejecutar esta técnica son los siguientes:

  1. Ponte en una posición cómoda y realiza varias respiraciones profundas de forma pausada y suave para conseguir un buen nivel de relajamiento. Cuando te sientas relajado/a, piensa en la causa de tu depresión: ¿qué acontecimiento, conducta o situación lo provoca?, ¿cuál es la razón por la que te deprimes?, ¿para qué te sirve deprimirte?
  2. Cuando hayas respondido las preguntas anteriores, piensa específicamente en lo que sucede justo antes de que se genere el estado de depresión. ¿Cuál es la imagen desencadenante que antecede inmediatamente a la primera reacción negativa?
  3. Ahora coloca esa imagen en una pantalla mental, y hazla más brillante. ¿Qué sentimientos te invaden al ver esta imagen de esta manera? Respira profundamente.
  4. Sacude tu cuerpo y medita en la imagen positiva de ti mismo necesaria para afrontar de manera sana y eficaz. Cuando hayas dado con la imagen adecuada fabrícala mentalmente. Esta imagen debe generar en tí un estado de paz y armonía, y debe de reflejar a la perfección el cambio que deseas. Cuando hayas terminado de construir tu autoimagen positiva obsérvala durante un instante en tu pantalla mental. ¿Cómo te sientes al descubrir de que existe otra forma de actuar ante la misma situación? Respira profundamente y cierra los ojos.
  5. Piensa en las actitudes que necesitas para hacer realidad esta autoimagen positiva. Por ejemplo pueden ser: flexibilidad, seguridad, tolerancia, confianza, paciencia, valor, fe, etc.
  6. Cuando hayas determinado las actitudes positivas que necesitas, recuerda una o dos ocasiones en tu vida en las cuales hayas tenido esas actitudes y en las que los resultados hayan sido positivos para ti. Cierra tus ojos y revive cada uno de esos momentos, respira profundamente y experimenta la sensación agradable que te producen. Guarda una foto mental de cada uno de esos momentos en donde tu te veas actuando de forma positiva.
  7. Regresa a tu autoimagen positiva y coloca estas fotos mentales a un lado. Ahora date cuenta de que esas actitudes han estado contigo durante toda tu vida, que tu las posees y que las has manejado, lo que significa que eres capaz de hacer realidad tu autoimagen positiva. Respira profundamente y cierra los ojos.
  8. Ahora recuerda la imagen donde se desencadena la depresión. Cierra los ojos y a la cuenta de tres, abriendo los ojos, coloca encima tu autoimagen positiva cubriendo por completo la otra imagen y haciéndola más brillante y nítida. Respira profundamente y cierra nuevamente los ojos. Pon tu mente en blanco, abre los ojos y repite este paso unas siete veces más.
  9.  Si luego del paso 8 la imagen donde se desencadena la depresión te es difícil de ver o no aparece ya quiere decir que el ejercicio a funcionado. Si aún persiste la imagen, repite el ejercicio desde el paso 5 ya que tal vez necesitas encontrar otras actitudes que garanticen la manifestación de tu autoimagen positiva.

Cada vez que te veas expuesto a situaciones o elementos que puedan desencadenar la depresión, visualiza en tu pantalla mental la autoimagen positiva junto a las fotos mentales al lado como lo hiciste en el paso 7.


Recuerda que el uso de afirmaciones positivas puede ayudarte a liberarte de las cadenas de la depresión. VIVET es una app creada para ayudarte a trabajar con tus afirmaciones de forma práctica y sencilla. Descárgala ahora, es gratis: