Portada » Técnica PNL para fomentar la acción liberadora del perdón
PNL Ser Feliz

Técnica PNL para fomentar la acción liberadora del perdón

Durante el curso de nuestra vida, nos encontramos con distintas circunstancias algunas positivas y otras no tanto, las cuales nos marcan profundamente. Normalmente las situaciones que nos impresionan de forma negativa y que no lo logramos superar, son las que nos mantienen encadenados a cosas, personas, situaciones y sentimientos, lastrando nuestro andar y haciendo que nos sea imposible llevar una vida plena y feliz.

La acción de perdonar conlleva un gran esfuerzo por parte del que lo practica, ya que debe olvidar y dejar pasar una falta cometida por otra persona en contra de él (o de si mismo), esta es una acción que por lo general no es nada fácil, de hecho es considerada uno de los procesos terapéuticos más importantes de la psicoterapia actual, así que podemos imaginarnos los excelentes resultados que debe generar en las personas que lo llevan a cabo. Algunas ofensas son más grandes que otras y por ende el proceso del perdón puede llevar más tiempo en algunos casos que en otros.

El perdonar no significa abandonar y dejar sin más lo que uno mismo u otra persona nos han hecho, implica más bien generar un  cambio profundo de conductas destructivas voluntarias dirigidas contra el que ha hecho el daño, sustituyéndolas por otras constructivas, que nos llenen de paz, tranquilidad y nos eleve por encima del sentimiento dañino de venganza y odio contra del ofensor.

A continuación te presentamos una técnica de PNL que fomentará en ti la acción del perdón, ayudándote a entender la conducta de ambas partes, logrando identificar la actitud necesaria que faltó en su momento para que la situación fuera  diferente. ¿Tal vez faltó un poco más de paciencia, tolerancia, seguridad, flexibilidad, etc? Deberás identificar lo que hizo falta en tu situación en concreto, tendrás situarte en los zapatos de la otra persona, reflexionando y analizando los dos puntos de vista. Para esto deberás seguir los siguientes pasos:

  1. Identifica la situación que aún te provoca enojo, rencor o resentimiento hacia alguien y revisa el motivo por el que te sentiste herido de alguna manera.
  1. Revisa la interacción que se dio en esa situación, imaginando que la ves a través de un vidrio grueso, como si fuera una película.
  1. Responde a las siguientes preguntas después de analizarlas:

¿Cuáles piensas que sean las intenciones de ambas partes detrás de esas conductas?

¿Qué conllevó a cada una de las partes para que llegara a esa situación?

¿Qué actitud debieron tener ambos, para no llegar a tal situación? Ejm: Empatía, seguridad, paciencia, tolerancia, comprensión, flexibilidad, etc.

  1. Marca ahora un espacio en el piso con un papel donde accedas a la actitud tuya necesaria para que no se diera la situación. Partiendo de aquello (RECURSOS: paciencia, tolerancia, empatía, comprensión etc,) que necesitaste en esa ocasión, identifica el momento en tu pasado en que los hayas tenido, y respirando profundamente, entra en tu espacio de esos RECURSOS y revive esos momentos plenamente mientras permaneces ahí. Puedes cerrar los ojos para imaginar, escuchar y sentir el momento. Respira profundamente. Desde este espacio, observa a la otra persona comportándose en la forma original, mientras tú tienes estos RECURSOS. ¿De qué manera hubiera sido diferente la escena?
  1. Sal de tu espacio de RECURSOS y marca otro espacio en el piso con otro papel para la persona con la que tuviste el problema. Colócala ahí.
  1. Ahora entra a ese espacio y conviértete en ella, es decir, métete en sus zapatos. Respira profundamente y desde ahí interactúa contigo mismo, pero ya con la actitud necesaria para que no se de la situación. ¿Cómo te ve esta persona a ti? ¿Qué escucha y qué siente frente a ti?
  1. Ahora métete en tu espacio de RECURSOS y revive nuevamente la situación desde tu punto de vista, después de haber vivido el de la otra persona.
  1. Sal de ahí y crea un espacio en el piso con otro papel para el perdón. Entra en él identificando un momento en el que hayas perdonado a alguien completamente y revívelo. Respira profundamente y crea una fuerte asociación entre ese espacio y el sentimiento de perdonar a una persona.
  1. Sal de este espacio y retorna a tu espacio inicial asegurándote de que tienes INTEGRADA en tu cuerpo la sensación del perdón para que esté disponible.
  1. Ahora, desde este espacio, el inicial, perdona a la otra persona deseando que se encuentre bien.

Éste es un ejercicio muy poderoso para perdonar a la persona que te ha ofendido. Si no lo logras, repite el ejercicio desde el inciso 3 hasta que logres hacerlo, ya que probablemente necesites acceder a otros RECURSOS.

Una vez perdonada la persona, ya no es necesario repetir el ejercicio.

Para reforzar esta técnica es importante poner en práctica la técnica de afirmaciones positivas, aquí te dejamos una excelente app llamada VIVET Lite: Afirmaciones, la cual es una excelente herramienta creada para ayudarte a trabajar con tus afirmaciones de forma práctica y sencilla. Descárgala ahora: