Portada » Tecnica para la toma de decisiones – Técnicas PNL
PNL

Tecnica para la toma de decisiones – Técnicas PNL

Todas las decisiones que hemos tomado en nuestra vida, ya sea del ámbito laboral, sentimental, familiar o personal, nos han traído hasta este momento. Las decisiones son una parte crucial de nuestra vida, desde la más sencilla como, qué dirección tomar para llegar a casa, o una más complicada como, qué carrera estudiar, o si debo o no seguir en un empleo que no me gusta. Todo el desarrollo en nuestro paso por este mundo está lleno de decisiones, pero, ¿Realmente estamos tomando nosotros mismos las decisiones o les estamos dejando esa responsabilidad a otros? Es una pregunta que todos deberíamos hacernos.

Hay personas que pasan sus vidas cargando las culpa a otras personas de  no haber hecho una actividad en específico (estudiar, casarse, viajar, etc), y aunque en algún momento hayan estado determinados por las limitaciones de otras personas, ¿Alguna vez han intentado cambiar  esa realidad? ¿Se han sentado a pensar  y se han hecho conscientes de que ya era hora de tomar sus propias decisiones? ¿Cambiaron lo que no les gustaba? O prefirieron seguir en el mismo punto, enojados con los demás, por no haberlos dejado hacer una cosa u otra. Lo más fácil sin duda es no hacerse responsable de nada, sobre todo cuando la toma de decisiones ha llevado a una experiencia negativa.

La vida es muy corta y no tenemos garantía del  tiempo que tomará nuestro paso por este mundo, es importante ir  a la acción, hacernos responsable de nuestras decisiones buenas o malas, tomarle el sabor a la vida, celebrarla y sentirnos felices por los logros producto de excelentes decisiones, pero también sacar el mejor provecho a todo aquel aprendizaje que representa, los mal llamados fracasos, porque de todo se aprende, pero aún más, de las experiencias que aparentemente no son tan buenas.

A continuación te dejamos una eficaz tecnica para la toma de decisiones, para que vayas a la acción, ayudándote a disminuir el trabajo, la dificultad y el miedo que implica la toma de decisiones. Este ejercicio es aconsejable sobre todo cuando estamos indecisos y necesitamos aclarar nuestra visión de cuál será la mejor opción. También es recomendable que un persona de confianza nos acompañe para que guíe el ejercicio.

Sigue los siguientes pasos:

  1. Siéntate y cuéntale a tu acompañante la situación que te preocupa y las diferentes opciones para resolverla. Comenta lo que has pensado y lo que te han aconsejado otros. El acompañante debe escuchar sin opinar.
  1. Para cada opción mencionada piensa: ¿los criterios son tuyos o de alguien más? ¿Cuáles son los criterios más importantes para ti y por qué razón?
  1. Ahora piensa en alguna situación en la que hayas tenido que tomar una decisión por ti mismo y ésta haya sido apropiada. Puede ser una situación sencilla, en la que hayas mostrado determinación y seguridad.
  1. Revive esta situación y trasládate a ella. Puedes cerrar los ojos. Mira y escucha lo que sucede en el momento en el que estas tomando la decisión. Respira profundamente y hasta consciente de la sensación de estar tomando la opción correcta. En este momento, el guía debe tocar el hombro derecho de la persona en el momento que vea que la sensación es más intensa, anclándola y soltando el hombro.
  1. Ahora el guía debe tocar el hombro derecho de nuevo y preguntar:

¿Recuerdas las diferentes opciones y los criterios que mencionaste en los puntos 1 y 2? ¿Cuál es la decisión que quieres tomar? ¿Cuál es la más viable para ti y por qué? La elección puede ser la tuya propia, o la que te han aconsejado ya que después de analizar cada una, te verás con la capacidad para decidir cuál es la mejor.

  1. El guía tocará nuevamente el hombro derecho. Sí la opción escogida es la tuya, recuerda algún momento en el que tomaste una decisión con determinación, y respira profundamente cerrando los ojos.

Si en cambio la opción fue la que te aconsejó un tercero, debes Imaginarte a la persona y notar su intención positiva. Ahora vuelve a pensar en el momento en que tomaste por ti solo una decisión con determinación. Respira profundamente cerrando los ojos.

  1. El guía debe decir lo siguiente mientras mantienen su mano en el hombro:

Cierra los ojos e Imagínate que la persona que te aconsejó esta en ese preciso instante junto a ti, y dile: “Te agradezco tu consejo, me ha ayudado a clarificar las cosas y a tomar una decisión más fácilmente”.

Si por lo contrario te decidiste por tu propia opción  deberías decir: “Estoy de acuerdo contigo, se trata de una buena idea que he considerado, por lo tanto he decidido aplicarla”. Respira profundamente.

  1. Ahora piensa en alguna decisión que vayas a tomar en el futuro. Cierra los ojos, respira profundamente, tócate el hombro derecho y pregúntate: ¿Soy capaz de tomar la decisión adecuada?

Este ejercicio es muy útil para aquellos momentos en el que debes tomar una decisión y te atacan los nervios, es una forma de recordar que puedes tomar las decisiones que necesites con certeza y seguro de ti mismo. Practícala las veces que sea necesario.

También te recomendamos descargar nuestra app VIVET Lite: Afirmaciones, la cual es una excelente herramienta para trabajar con las afirmaciones positivas de forma práctica y sencilla. Descárgala ahora: